Ciberseguridad y salud integral | 2a. parte

Recordemos que existen varios aspectos para asegurar la integridad de nuestros hijos en la red: identificar en qué etapa de desarrollo se encuentra tu hijo, reconocer nuestras obligaciones y los derechos de las niñas, niños y adolescentes e identificar las políticas de uso y privacidad de las diversas opciones en internet: YouTube, Facebook, Instagram, etc. En esta ocasión hablaremos del segundo aspectos. 

Nuestras obligaciones y derechos de las niñas, niños y adolescentes

Comencemos definiendo qué es el interés superior del menor, ya que las acciones de los adultos responsables de los niños, niñas y adolescentes deberían regirse por éste concepto.

En términos de los artículos 4o., párrafo octavo, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y 3ero de la Convención sobre los Derechos del Niño, ratificada por México el 25 de enero de 1991, el interés superior del menor implica que el desarrollo de éste y el ejercicio pleno de sus derechos deben ser considerados como criterios rectores para la elaboración de normas y la aplicación de éstas en todos los órdenes relativos a la vida del niño, niña y adolecente.

En México este eje rector permite delimitar con precisión y claridad los derechos y obligaciones que corresponden a las personas adultas en relación con los niños, para lo cual se privilegia el deber de atenderlos y cuidarlos, con el objeto permanente de alcanzar el mayor bienestar y beneficio posibles para ellos; de manera que su protección se ubica incluso por encima de la que debe darse a los derechos de los adultos.

Nuestros pequeños tienen derecho a:
  • A que se respete su vida privada.
  • Ser protegidos/as del abuso sexual y trata de menores.
  • Buscar, recibir y publicar información (acorde a su madurez).
  • Una vida libre de violencia (verbal, emocional, física y económica).
  • Jugar.
  • Un nombre e identidad.
  • A la salud.
  • Estar cerca y convivir con su familia.
  • Ser escuchado/a.
  • Expresar lo que piensan, conocen y sienten.
  • Educación formal.
  • No trabajar antes de los 15 años.
  • No contraer matrimonio.
  • Disfrutar de una vida plena, que les permita y facilite la participación activa en la comunidad y a no ser discriminados/as.
  • No ser sometidos a torturas o penas crueles, inhumanas o degradantes.

Escríbenos y platícanos tu experiencia.

No olvides suscribirte a nuestro Canal de Youtube

También te puede interesar: Ciberseguridad y salud integral | 1a. parte

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Loading...