¿Mi hijo o hija ejerce bullying?

Una de tus principales tareas como formador(a) es estar al pendiente de que tus hijos(as) vivan libres de violencia, actualmente, el bullying está creciendo en intensidad, frecuencia y en consecuencias irreparables para los niños, niñas y adolescentes.

¿Qué ha provocado que el acoso se fortalezca y nos esté ganando la batalla?

La omisión y negligencia de los adultos. La distracción es otro ingrediente que alimenta el problema, actualmente muchos papás y mamás están absortos consultado el correo electrónico, contestando mensajes de WhatsApp, posteando en Facebook o tomándose selfies dejando de lado la crianza, interacción y supervisión de sus hijos(as).

Es increíble como en las reuniones familiares, comidas y parques, casi todos los adultos están viendo su celular o bien sumamente ansiosos por sacar la mejor foto de su pequeño(a) para presumirla en redes sociales.

¿Qué hago?

Observa frecuentemente la interacción de tus hijos en diversos entornos e investiga su comportamiento en la escuela. A continuación te proporcionamos algunos focos rojos, si tu hijo o hija está ejecutando más de tres, puedes estar frente a un problema de acoso escolar, por lo que tendrás que emprender estrategias para intervenir y frenar estas conductas y pensamientos.

  • Dice mentiras sobre otras personas, llegando incluso a dañarlas.
  • Tiene objetos que nos son suyos y no sabe explicar ni justificar de dónde proceden.
  • Recibes quejas constantemente por parte de la escuela (pega, muerde, se burla y arrebata las cosas).
  • Lo(a) has escuchado decir “soy bueno(a) en las peleas, siempre gano”.
  • Cree que es superior a sus compañeros(as) y actúa de esta forma.
  • Casi siempre está de mal humor.
  • Cuando no obtiene lo que quiere siente rabia y lo obtiene por cualquier medio.
  • En casa, casi siempre se sale con la suya.
  • Es hostil con los adultos.
  • Sus compañeros(as) le tienen miedo.
  • Cuando ve a alguien llorar, no siente nada.
  • Desprecia a las personas diferentes a él (ella).
  • Lastima a los animales.
  • No reconoce sus errores y responsabiliza a los demás.
  • Es víctima de abuso físico, verbal, o sexual.
  • Hace trampa en los juegos.
  • Tiene dificultad para decir “gracias” “por favor” “lo siento” “con permiso”

Recuerda que puedes acércate a CRYANSA, nuestros expertos pueden orientarte para hacer frente al problema y hacer equipo con la escuela.

También puedes leer: Cómo sé si mi hijo es víctima de bullying

No olvides suscribirte a nuestro Canal de Youtube

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading...