Consejos para prevenir el acoso escolar

Papás y mamás… podemos prevenir el acoso desde casa educando emocionalmente a nuestros pequeños.

La educación emocional  implica:

  1. Validar las emociones.
  2. Empatizar con los demás.
  3. Ayudar a identificar y a nombrar las emociones.
  4. Poner límites.
  5. Enseñar formas aceptables de expresión y relación con los demás.
  6. Quererse y aceptarse a uno mimo.
  7. Respetar a los demás.
  8. Proponer estrategias para resolver problemas.

¿Cómo educo emocionalmente a mi hijo o hija?

  1. Entrenando la conciencia emocional:
  • Ayuda a tu pequeño o pequeña a identificar su estado emocional y a expresarlo mediante el lenguaje verbal y no verbal.
  • Apóyalo o apóyala para que reconozca las emociones en los demás.

Para comenzar debes sabes qué son las emociones y para qué sirven.

La emoción es una experiencia con al menos tres tipos de respuesta:

  1. Cognitivo (pensamientos o ideas).
  2. Conductual (acciones, omisiones o respuestas verbales).
  3. Fisiológico (sensaciones corporales, placenteras o displacenteras).

Vamos a explicarlo con un ejemplo:

Imagina que ves una araña, grande y negra, entonces, aparece una emoción: EL MIEDO.

Su manifestación podría ser de esta forma:

TIPOS DE RESPUESTA
Cognitiva Fisiológica Conductual

“Ay, está muy grande quizá sea venenosa”

“qué fea, me puede picar”

Aumento en la sudoración y en el rito cardíaco. Alejarse, gritar o pedir ayuda.

Tu cuerpo identificó un estímulo, lo evalúo y determinó que puede ser peligroso, por lo que se activa el MIEDO, lo que implica huida o búsqueda de ayuda para eliminar la amenaza.

Las emociones sirven para mantenernos a salvo, facilitan la interacción social, nos ayudan a comunicar estados afectivos, fomentar apegos, a identificar lo que nos gusta y lo que no y, a lograr nuestros objetivos. 

Casi todas nuestras experiencias conllevan una emoción de mayor o menor intensidad y de diferente cualidad, podemos decir, entonces,  que las emociones siempre están presentes en nuestras vidas, por lo tanto TODAS tienen un fin, no hay emociones buenas ni malas, solo son placenteras y displacenteras.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Loading...