Agresión y asertividad ¿Son amigas?

La agresión es una conducta inherente al ser humano y tiene como objetivo preservar la integridad física, psicológica y patrimonial.

La agresión se manifiesta cuando percibimos que estamos en peligro o que se comete una injusticia; nos ayuda a “defendernos” y ponernos a salvo. El papel de los educadores (papás, mamás, tutores, docentes y directivos) es regular esta conducta para que los(as) pequeños(as) la expresen de forma asertiva y acorde a la situación.

Revisemos el siguiente ejemplo:

Juan, es un niño de 6 años, se encuentra en el salón de clases haciendo sus tareas y de repente llega Pedro (de la misma edad) y le susurra al oído “eres el tonto del salón y nadie te quiere”, se pasa la voz y varios compañeros se acercan a Juan para susurrarle la misma frase.

La (el) profesor(a) se encuentra en su escritorio revisando trabajos, por lo que no se percata de estas conductas.

Esto sucede durante todo el día y antes de la salida, Juan se pone de pie, grita con todas sus fuerzas “déjenme en paz, ya no los aguanto” se acerca a Pedro, lo golpea con su mochila en la cabeza provocándole una severa lesión y desmallándolo.

En este caso Juan realizó una conducta agresiva (defensa) pero, ¿fue la adecuada? ¿Le ayudó a mantenerse a salvo? ¿Solucionó el problema?

La respuesta es NO, Juan sí se defendió, pero, no fue una conducta adecuada ya que lastimó físicamente a otro compañero, no se mantuvo a salvo porque permitió que lo violentaran durante todo el día sin decir nada y complicó la situación, después de esta agresión seguramente será sancionado y habrá una discusión entre adultos sobre “quien tuvo la culpa”. Y como sucede en la mayoría de estos casos, el acoso que se dio antes de la agresión pasa a segundo plano.

Para que lo anterior no suceda, CRYANSA te propone entrenar a los(as) pequeños(as) para defenderse de forma asertiva.

¿Cómo se comporta un(a) niño(a) asertivo(a)?
  • Es alegre, cooperativo(a), se comunica con los demás de forma clara, directa y no ofensiva.
  • Se relaciona con respeto, expresa sentimientos, pensamientos y necesidades de forma sincera y sin ofender.
  • Defiende sus derechos, asume sus responsabilidades y respeta los derechos de los demás.
  • Es honrado(a) y justo(a).
  • Camina casi siempre con la cabeza alta y hace contacto visual con las personas.
  • Tono de voz firme, sin titubeos.
  • Logra sus objetivos sin lastimar a los demás.
  • Se siente satisfecho(a) consigo mismo(a).
  • Sabe perder.
  • Identifica sus emociones.
  • Identifica cuando algo anda mal.

Regresando al ejemplo, si Juan hubiese sido asertivo ¿cómo hubiera actuado? ¿la asertividad y la agresión son amigas?

Compártenos tus opiniones y respuestas

Suscríbete a nuestro Canal de YouTube

También visita nuestro canal CRYANSA Niños

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Loading...